Los delincuentes están al acecho y buscan las condiciones perfecta para cometer su crimen, ya sea un asalto, el robo de tu vehículo, un secuestro o incluso podrían atentar contra tu vida con tal de conseguir lo que desean. Algunas situaciones que te colocan como una presa fácil son:

  • Contar con un vehículo, ya sea lujoso o no.
  • No estar en movimiento y mantenerte estático.
  • Que una persona esté a bordo y con las llaves expuestas o algún objeto de valor.

Si sabes utilizar correctamente tu vehículo puedes disminuir radicalmente los riesgos y utilizarlo como la mejor herramienta para evadir el problema, salir de la condición de riesgo, protegerte de agresiones e incluso usarlo para abrirte camino, embestir o remolcar y así desplazarte hasta un lugar seguro.

A continuación te daremos algunos consejos para que no seas víctima de la delincuencia.

  • Procura abordar y descender de tu vehículo en espacios cerrados. Cuando no sea posible trata de hacerlo lo más cerca de la puerta de tu destino. Si estás en la calle, antes de llegar a tu auto observa muy bien a tu alrededor y asegúrate de que no haya personas extrañas o sospechosas.
  • Una vez dentro de tu vehículo cierra los seguros, colócate el cinturón de seguridad y ponte en marcha. Evita permanecer en él cuando estés detenido (hablando por celular, escuchando música o esperando a alguien).
  • No te detengas. Los delincuentes saben que para poder lograr sus objetivos necesitan que el vehículo esté quieto. Si te piden que te detengas, te arrojan algo, te dicen que una llanta está baja o te bloquean el camino, no te detengas y mucho menos te bajes del vehículo o abras la ventanilla. Sigue tu marcha hasta llegar a un sitio seguro.

  • Conserva una distancia prudente con el auto de enfrente, incluso en filas o semáforos, esto te permitirá salir de un problema en caso de que se presente. Para medir la distancia debes poder observar las llantas del vehículo que tienes adelante en todo momento.
  • Si ves algo sospechoso o extraño procura alejarte antes de que te aborden. En un vehículo no protegido puedes actuar y evadir hasta el momento en que te muestren un arma (que es el momento para rendirse y no arriesgar la vida). En un vehículo blindado puedes evadir incluso después de que intenten intimidarte. El objetivo es salir de la situación y alejarte del riesgo, incluso si tienes que chocar y apartar un vehículo que atraviesen en tu camino para emboscarte.
  • Utiliza los complementos adicionales si cuentas con ellos, como pueden ser una sirena, luces, gas pimienta, etc., los puedes utilizar para ahuyentar a los agresores mientras los evades.
  • No lleves artículos visibles sobre los asientos. Los delincuentes están buscando víctimas que lleven a la vista un bolso, una laptop, dispositivos móviles, etc. Guárdalos en la cajuela, la guantera o debajo del asiento del copiloto.

  • No bajes la ventanilla bajo ninguna circunstancia. Si alguien te quiere decir o preguntar algo, no caigas en la trampa. Considera que puede ser un engaño o un distractor para realizar el ataque.
  • Recuerda que al entrar o salir se incrementan los riesgos y debes estar más alerta. Si al llegar a tu destino ves algo sospechoso, es preferible dar una vuelta a la manzana o pedir a una patrulla que identifique a los extraños. No te detengas, no te bajes del auto y no ingreses a tu destino si no tienes la certeza de que es seguro hacerlo.
  • Conoce las dinámicas de tu vehículo. Los autos blindados tienen una dinámica diferente para el frenado, los virajes, la potencia, la suspensión, etc.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *